Encontramos a Vivien Leigh en Portsmouth

Una de las expresiones más llenas de fuerza en “Lo que el viento se llevó” es cuando Scarlett O´Hara, interpretada por Vivien Leigh, exclama con el puño cerrado lleno de tierra: “juro que nunca volveré a pasar hambre”.

Nosotros  hambre no pasamos.

La tienda de Deb y Ted
La tienda de Deb y Ted

Estamos viviendo en  la casa de Deb, Ted, Natalie y Tess, compartiendo con ellos el modo de vida americana. En muchas ocasiones Deb nos ha llevado a conocer los alrededores. Con ella fuimos a Bristol, donde el actor Jim Carrey tiene una casa, a ver uno de sus establecimientos de helados y composiciones con fruta (“The Fruity Cow” y “Edible”). Aquí nos dejaron sus bicis e hicimos un recorrido muy agradable por un camino. De regreso, piscina, antes de que los mosquitos aparezcan.

Enseñándonos las litografías
Enseñándonos las litografías

Una mañana Deb, que es muy buena artista, nos estuvo mostrando cómo realiza sus litografías basándose en fotos que  ha hecho. Su casa está llena de sus obras, la dan personalidad, proximidad, color y calor.

 Con ellos compartimos charla, cerveza y comida. Un día pretendimos hacer una tortilla de patata y nos salió un revuelto; a veces nos faltan los utensilios a los que estamos acostumbrados. Otro, preparamos una paella que, creemos, gustó mucho, pero que cada uno de nosotros echaba en falta algún sabor que, en ese momento, solo estaba en el paladar de nuestra memoria.

img_3589-min
Vivian Leigh

 El  otro día al atardecer, Deb estuvo quemando cartones porque el Estado de Rhode Island, al ser tan pequeño, marca un límite para reciclar. Aprovechó las brasas para preparar una merienda poniendo los “marshmallows” (una golosina esponjosa que en español solemos llamar “jamón”, “esponjita” o “nube”) pinchados en un palo al fuego y después puestos entre dos galletas y con chocolate.

Sueño no pasamos, ni cuando Vivien, la perra que vive en la casa, se metía en las habitaciones revolcándose con cualquier prenda como muestra de alegría, ni cuando se ponía bajo nuestros pies esperando algún trozo de comida. Vivien, a la que pusieron así en honor a la actriz que en la película y en la novela de Margaret Mitchell se enamora de Clark Gable, parece que también se ha dicho a sí misma que nunca pasará hambre.

Vuelta al mundo 2011/12

Deja un comentario