Inicio » África Austral » Elefantes por tierra y por aire en Botsuana » Página 2

Elefantes por tierra y por aire en Botsuana

Elephant Sands

Dejamos el Chobe Safari Lodge en Kasane, donde habíamos visto la vida salvaje en esta parte, entre Namibia y Botsuana, para dirigirnos hacia Maun por la carretera asfaltada A33. Pero antes, haríamos una escala en Elephant Sands.

Esta carretera fue la más concurrida que habíamos visto, al menos en su primer tramo saliendo de Kasane. Nos cruzamos con muchos camiones  que iban a Zimbabue y Zambia transportando minerales, sobre todo cobre, alimentos y mercancías en general. Se forman grandes colas de varios días para pasar la frontera.

También nos encontramos algún elefante que cruzaba la carretera, era el preludio de lo que veríamos al llegar a Elephant Sands. Nada más llegar ya vimos algunos bebiendo en la charca. Van y vienen entre las tiendas que hay para alojarse, ¡tienen todo el derecho al paso!

Elephant Sands, Botsuana
Elephant Sands, Botsuana

En Elephant Sands se los ve muy bien desde cualquier punto. Suele haber entre 8 y 14 elefantes en torno a la charca; beben, se lanzan agua para refrescarse, se quedan quietos. Salvo si viene alguno al que temen, entonces se apartan.

Es hipnotizante verlos, estaríamos mirándolos horas enteras, siempre se observa algo distinto. Son entrañables y no solo las crías. Por las noches, el sonido rítmico de sus cuerpos al beber envolvía el ambiente, como un somnífero que ayuda a conciliar el sueño.

La charca es natural, pero, en la época seca, bombean el agua si es necesario.

Por la mañana del día siguiente hubo menos actividad, venían de uno en uno y se iban. Fuimos a desayunar a la zona de camping preparada para ello, porque en la zona de tiendas no se podía cocinar.

Elephant Sands, Botsuana
Elephant Sands, Botsuana

Maun

Nos dio pena salir de Elephant Sands y dejar la confortable tienda frente a los elefantes. Fuimos de nuevo por la A33 hasta Nata y después por la A3 hacia Maun. Los primeros tramos estaban en mal estado, con baches, después ya mejor hasta Gweta.

Todo parecía que iba bien hasta que nos paró la policía por circular a más de 80 Km/h por el tramo del Parque Nacional Nxai Pan. Ya sabíamos que la policía suele estar por esa zona, donde es fácil pasarse de la velocidad permitida. Es mala suerte encontrarse con ella cuando casi no la habíamos visto en todo el viaje. Pagamos la multa en el momento y tratamos de olvidarlo.

Llegamos a Maun, nos costó un poco encontrar el Crocodile Camp Safari and Spa donde estuvimos muy bien en una parcela con hierba durante cuatro días.

Delta del Okavango desde el aire

En el Crocodile Camp Safari and Spa ofrecen varias actividades. Elegimos una de ellas, volar en avioneta sobre el Delta del Okavango, por ser algo diferente a lo que estábamos viendo hasta ese momento, vida salvaje desde tierra o barco.

Nos llevaron y trajeron al aeropuerto en taxi por 200 pulas.  En la oficina de Blue Air pagamos y, acto seguido, fuimos al control de salidas del aeropuerto que estaba enfrente.

El aeropuerto es muy pequeño, solo para los vuelos sobre el Okavango y a destinos de Botsuana. Pasamos el control de seguridad como en cualquier otro y nos dirigimos a la avioneta que acababa de llegar con otros pasajeros. Era pequeña, para cuatro personas contando el piloto.

Desde el aire nos fuimos acercando al delta. Había poca agua, se veían los cauces secos que se estarán llenos en época de lluvias. Parecían islas rodeadas de tierra.

Observar los animales desde el aire fue una estupenda experiencia. Vimos muy bien a los elefantes yendo a beber a las charcas. También las cebras, hipopótamos en grupos dentro del agua, muy pequeños desde el aire.

Observamos desde el aire los meandros que forma el Okavango en su lento discurrir hasta esta desembocadura, este falso delta. Sus aguas fertilizan el desierto del Kalahari. ES una maravilla, no es un río cuyas aguas acaben en el mar.

El vuelo en sí fue emocionante durante la primera media hora, después ya entramos en una fase de pequeños mareos. Aún con todo, consideramos que fue un acierto haber realizado esta actividad tan distinta a otras.

Al llegar al Crocodile Camp Safari and Spa nos relajamos, como otros días de descanso, en la piscina.

Alojamiento

Elephant Sands: Tiene zona de camping y tiendas de tela muy bien montadas, con una buena cama, servicio, ducha, sofá y un balcón para ver a los elefantes, están enfrente. Hay restaurante y bar. No hay wifi. Cenamos muy bien viendo elefantes delante en todo momento. Totalmente recomendable.

Crocodile Camp Safari and Spa: Tiene habitaciones y zona de acampada muy bien cuidada, de hierba. Hay personal todo el día limpiando y regando. Cada parcela tiene dos servicios, ducha, tres fregaderos, tendedero, punto de luz y agua. Está siempre vigilado. Hay restaurante y una piscina con un bar. Organiza actividades. Totalmente recomendable.

Páginas: 1 2

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Etiquetas: