No se puede decir adiós a quien quieres

Temprano, muy temprano, casi acababa de amanecer cuando nos encontramos paseando el cepillo de dientes de la cafetería de la T1 a los lavabos. Aún más temprano habíamos cogido el autobús en la T4, el cual recorre las cuatro terminales del aeropuerto. De madrugada habíamos venido desde Burgos a Madrid en autobús. Hasta ese momento estuvimos dejando nuestra casa en orden para que la utilicen varias familias que van a venir a ella mediante intercambios; limpia por aquí, haz sitio por allá. Unas horas antes estuvimos charlando con nuestras madres, … Sigue leyendo No se puede decir adiós a quien quieres