Ballenas en Cape Cod

Vamos a empezar por el final: fue espectacular,  emocionante e increíble. Avistar ballenas, tan de cerca y en su medio natural, fue algo único. Ver a tantas, oyéndolas a veces, unas a lo lejos, otras a escasos metros hasta casi tocarlas, fue excitante. Sentirlas ahí al lado, soltando un chorro de agua por el espiráculo, nadando despacio en la superficie, zambullirse con elegancia al sumergir la cola como un gran abanico que se desaparece en el mar fue asombroso.

Newport y el barco de Johnny Deep

Cuando viajas siempre nos hacemos una primera idea de lo que podemos ver en un determinado lugar. Lees guías, ves mapas, consultas en Internet; pero cuando llegas a ese lugar que has investigado, esa primera idea que al principio es plana, se sale del papel y crece en todas las direcciones, se transforma en tridimensional, se impregna de sabores y olores del lugar y te sorprendes con lo que ninguna guía pone.