Binz

Veraneo Belle Époque en Binz, Alemania

Cuando se piensa en un lugar de playa para veranear nos vienen a la cabeza lugares del Mediterráneo o del Trópico, pero … pensemos en una playa cien años atrás. ¿Qué vemos?: Villas de color blanco mirando a la costa, cortavientos de mimbre, un muelle que se adentra en el mar y un balneario. Justo lo que ahora hemos encontrado en Binz.

Como si hubiéramos entrado en un túnel del tiempo para salir en plena belle époque. Todo está limpio, perfecto y, tanto la arquitectura como el paisaje, nos ayudan a evadirnos de las preocupaciones diarias.

Binz
Binz

Veraneo relajado en Binz

La probabilidad de encontrarse aquí con un español es casi 0%, pues casi todos los turistas que vienen al Báltico, (Ostsee), a la famosa isla de Rügen, son alemanes. La playa tiene una arena fina, ideal para construir castillos y la mayor pega suele ser el viento que sopla. Tuvimos suerte y el tiempo fue bueno y todos los días disfrutamos de cielo griego, como aquí llaman al cielo azul.

Estuvimos con la familia alemana con la que su hija y la nuestra hicieron un intercambio hace unos años, pues la amistad se ha mantenido desde entonces.

Nos alojamos en dos apartamentos espaciosos y muy equipados de Villa Eden, uno de los edificios que fueron restaurados tras la reunificación de Alemania en los años 90, cuando fueron reprivatizados. Durante la época de la RDA los hoteles fueron transferidos al estado para programas vacacionales, de los cuales podían disfrutar las familias una vez en la vida.

Binz
Binz

Lo más chocante es que no hay nada que desentone, todo es de estilo “complejo vacacional playero”, hasta una cápsula para casarse con vistas al mar que armoniza con el paisaje.

Binz
Binz

Aparte de ir a la playa, comer deliciosos salmón ahumado y pasear por el Seebad al atardecer, se puede hacer caminatas por el bosque o por los acantilados hasta Sellin, otra ciudad de veraneo, desde donde volvimos en tren de vapor hasta Binz.

Sellin
Sellin

Parque Natural de Jasmund

El Parque Natural de Jasmund es de los lugares más visitados en Alemania, famoso por los acantilados blancos que aparecen en el famoso cuadro Chalk Cliffs on Rügen del pintor romántico Friedrich.

Chalk Cliffs on Rügen
Chalk Cliffs on Rügen

Está a una media hora en coche desde Binz hasta el aparcamiento, desde donde se puede caminar por el hayedo descendiendo hasta el mar. A pie de playa se pueden recoger piedras de tiza y escribir con ellas frases amorosas en las escaleras. Una buena forma de terminar una jornada.

Vuelta al Mundo 2011/12