En Sicilia a los pies del Etna

Cuando alojamos en nuestra casa a una estudiante de Italia, no pensábamos que íbamos a estar en en Sicilia a los pies del Etna, pues ahí estaba su casa, en Mascali, cerca de Taormina. Días antes de llegar, el Etna había estado echando lava y la lluvia de ceniza aún se notaba donde estábamos.

Taormina e Isola Bella

Tras tomar un desayuno siciliano de granita, riquísimo helado muy suave que se toma en vaso, con un brioche caliente, nos acercamos a Taormina. Es un pueblo turístico amurallado, en lo alto de una montaña. Sus casas y calles tienen encanto, están bien decoradas.

Escritores, como Truman Capote, Thomas Mann o Tenesse Willians, venían a descansar en esta ciudad; también artistas como Greta Garbo, Cary Grant, Orson Welles, Rita Hayworth, hasta Dalí. Ello da una buena idea de lo atractivo de este lugar.

Visitamos el teatro romano Antico del siglo III a.C. con vistas al Etna y al mar, con la Isola Bella. A esta isla fuimos, pasando por Giardini Naxos.

Teatro romano Antico, Taormina, Sicilia
Teatro romano Antico, Taormina, Sicilia

En Isola bella anduvimos hasta el punto donde hay que descalzarse y meter los pies al agua para cruzar a la isla.

Isola Bella, Sicilia
Isola Bella, Sicilia

Castillo de Calatabiano

El Castillo de Calatabiano está en lo alto de la montaña que corona el pueblo. Ese mismo día, sin nosotros saberlo, celebraban la fiesta de San Filipo,  santo representado con la cara negra porque fue al infierno y se quemó. Bajan al santo corriendo, desde la iglesia que está al lado del castillo hasta la del pueblo.

El castillo estaba totalmente en ruinas, no quedaba nada, ya que todo había sido robado y vendido a coleccionistas. Desde el castillo se veían unas buenas vistas del mar y de las montañas de los alrededores.

Castillo de Calatabiano, Sicilia
Castillo de Calatabiano, Sicilia

Picnic en el Etna

El Etna es un volcán que está aún activo, su altura es unos 3.342 metros.

Etna, Sicilia
Etna, Sicilia

Fuimos de picnic al Etna con nuestros anfitriones y sus amigos. Algunos tenían viveros, como ellos, como el de “Floramichi”, donde vimos las pequeñas palmeras, olivos y flores distintas que en él se cultivaban.

Otros, además de viveros de plantas, regentaban el hotel La terra dei Sogni

Después subimos en coche al volcán donde recogimos piedras y tomamos una bebida caliente, que se agradeció por el frío que hacía.

Etna, Sicilia
Etna, Sicilia

Teatro griego de Siracusa

Al día siguiente fuimos de excursión al teatro griego de Siracusa (del siglo V a.C) con la clase de Silvia, a ver una obra de teatro de Aristófanes titulada Las Aves.

Teatro romano de Siracusa, Sicilia
Teatro romano de Siracusa, Sicilia

La comedia, que trata de dos atenienses que pretenden crear una ciudad ideal en el reino de las aves, era una adaptación moderna. Aunque no nos resultó fácil entenderla en italiano, fue interesante ver la representación en un teatro griego.

Catania

También visitamos Catania, ciudad portuaria y una de las ciudades más grandes de Sicilia. Dimos un paseo por el centro empezando en la Piazza Duomo, donde está la Fontana dell’elefante, todo un símbolo de Catania porque representa tres civilizaciones importantes: la cartaginesa, por el elefante; la egipcia, por el obelisco y la cristiana, por la cruz.

Catania, Sicilia
Catania, Sicilia

Caminamos por la Via Etnea hasta el anfiteatro romano, del que se ve solo una parte porque la otra queda sepultada bajo los edificios actuales. Llegamos hasta Villa Bellini, unos bellos jardines con espectaculares árboles. En nuestro paseo descubrimos una hermosa librería que había sido anteriormente teatro y cine. Como colofón nos comimos un delicioso canutillo de ricota (requesón).

Gola Alcántara

El último día fuimos a Gola Alcántara, un paraje natural donde la erosión del río ha formado una curiosa garganta, con rocas de formas raras, diferentes y muy bonitas. Anduvimos de un mirador a otro para apreciar las diferentes vistas, todas ellas preciosas. Bajamos al río cuya el agua estaba congelada.

Gola Alcántara, Sicilia
Gola Alcántara, Sicilia

De madrugada nos llevaron a la estación de autobuses de Catania  para ir al aeropuerto de Palermo. Por la mañana cogimos el vuelo a Marsella.

Nuestros anfitriones, Nunzia, Giacomo, Silvia y Gabrielle nos regalaron una agradable y cómoda estancia en Sicilia, llevándonos a todas partes, enseñándonos pueblos, ciudades…nunca lo olvidaremos.

Sicilia nos ofreció mucho más  de lo que nos esperábamos. Naturalmente, como en todos los sitios, no nos ha dado tiempo de ver todo en una semana. ¡Habrá que volver!

Vuelta al Mundo 2011/12

Otros relatos de Italia

Roma encanta y agota

Capuchino con historia en Florencia y Siena

Desde Lucca descubriendo la Toscana

Nápoles, un puerto bajo el volcán